Asia se impone: los TICKS desbancan al famoso BRICS

Taipei 101 (Taipei)

En economía y en política los acrónimos y otros métodos de etiquetado están muy de moda, muchas son las siglas que recogen a diferentes coaliciones y grupos de estados para hacer más llevaderos los estudios que hacen la vida a analistas y estudiantes del entramado internacional más “llevadera”. Desde el famoso G7 a los jocosos PIGS de Europa, siempre ha encantado etiquetar para dar mayor “caché” a grupos de países que presentan ciertas características comunes o una tendencia general compartida.

Hasta 2001 nunca se ha negado la superioridad económica e influencia del G7, no obstante, precisamente ese mismo año, un giro en la tendencia global movió a Jim O’Neill (por aquél entonces economista jefe en Goldman Sachs) a presentar el concepto de los ya famosos BRICS (otro acrónimo para no perder la tradición). Los BRICS se convirtieron, pues, en aquél grupo que amenazaba a las grandes potencias económicas mundiales (destacadamente occidentales) con arrebatarles la hegemonía y el liderazgo. Hablamos de Brasil, Russia, India, China (y algunos incluso añadían a Sudáfrica).

Este grupo se caracterizaba por su potencial económico, su alta población, una clase media en constante expansión y un acceso a recursos naturales que fomentaba su disparo económico. Ante esta situación no es de extrañar que se unieran para fomentar e incentivar su crecimiento bajo proyectos como el recopilado en ‘Dreaming With BRICS: The Path to 2050’. A pesar de todo, las grandes potencias energéticas como Rusia o Brasil ya no llaman tanto la atención de los inversores que se están centrando en mayor parte en los nuevos mercados emergentes basados en la tecnología y el mercado online.

Stephen Holden, escritor y crítico titulado en Yale, defiende que “la tecnología es un sector al alza y el consumidor está invirtiendo en estos productos ahora”. Ante este giro comienza a oírse el nuevo concepto de los TICKS, donde las dos grandes potencias tecnológicas (Taiwán y Corea del Sur) sustituyen en este nuevo acrónimo a Brasil y Rusia.

Los mercados tecnológicos y los estados que más optan por este sector han dado un fuerte golpe sobre la mesa. Según los datos de Copley Fund Research, la media de inversión en mercados emergentes del nuevo grupo de los TICKS ha superado con creces a la de los BRICS en este año pasado, siendo una tendencia a la alza desde mediados de 2013.

Fuente: Copley Fund Research

Fuente: Copley Fund Research

Esta tendencia nos permite también tirar otra pelota al debate. Estamos viendo que en el grupo de los BRICS un país se encuentra en Sudamerica (Brasil) y otro a caballo entre Europa y Asia (Rusia), junto a India y China, países asiáticos. Llama la atención que los países que conforman el nuevo grupo de los TICKS (Taiwán, India, China y Corea del Sur) pertenecen a Asia.

¿Es este un claro ejemplo del giro que los mercados están dando hacia el liderazgo asiático frente al occidental? Sólo queda observar si la evolución de este nuevo grupo es fugaz o se convierte realmente en tendencia. Mientras tanto, ¡Larga vida a los TICKS!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.