C’s: sin estrategia, no hay votos

13 09 2016 Autocar de ciudadanos de Galicia con tres errores

21.362 votos en País Vasco
48.103 votos en Galicia

0 escaños

El márketing político, que una vez fue el talismán de Ciudadanos, se ha convertido ahora en su talón de Aquiles. Una vez más, la comunicación política ha sido un completo fracaso del que nadie parece hacerse eco en C’s. Los videos son buenos, la imagen electoral pulcra y de calidad, los eslóganes acertados, pero la estrategia de comunicación… ay, la estrategia.

El mismo domingo electoral veíamos a todos los partidos apurando las últimas balas con el electorado indeciso, que se había demostrado esencial. Podemos, se saltaba la ley electoral, como acostumbra, pidiendo directamente el voto. El resto, posteaban imágenes de sus electores, de sus líderes, animaban a la participación, exprimían cada segundo. En C’s encontrábamos fotos inocentes y agradecimientos a los apoderados, absolutamente nada más. Por un buenismo intencionado o por una estrategia errónea, el fallo era ya tan simple como irreparable. Las herramientas al alcance de la mano para llegar al electorado son tantas, que no utilizarlo es simplemente inadmisible. Las micro-acciones se han revelado como armas imprescindibles en la nueva comunicación política. Incluso el Partido Popular, el menos adaptado a esta, ha comprendido la importancia de crear un enorme número de impactos por pequeña relevancia que tengan.

Habíamos asistido a la no campaña. Unos candidatos elegidos tarde y sin prospección ni impulso. Un mensaje suave, buscando un centro que ya estaba claramente repartido tanto en Galicia como en País Vasco. C’s debe decidir si quiere jugar a la comunicación adaptada por comunidades o  al mensaje único en el territorio, pero tiene que decidir ya. Los balbuceos no están permitidos a estas alturas del partido.

Es el momento de que el partido de Rivera madure y profesionalice su ámbito estratégico y comunicativo. El comodín de nuevo partido se ha acabado para Podemos y C’s y ahora el público exige más, no permite errores de novato. En la campaña no había habido grandes propuestas, ni frases impactantes, se habían mantenido en un perfil bajo totalmente equivocado cuando se enfrentan a la necesidad de entrar por primera vez en un parlamento que no les conoce. Rivera incluso, había mostrado su faceta más gris. La única frase impactante, fue la polémica pidiendo “pasar página” a los crímenes de ETA, “que no haya buenos y malos”. Para un gol que mete y es en propia puerta. Subsanaba después el error aclarando “Pasamos página, pero no olvidamos; pasamos página, pero habrá justicia; pasamos página, pero no aceptaremos lecciones de quienes apretaban el gatillo”. Pero ya era tarde, la bola estaba dentro.

Hay que ser justos, por supuesto. La situación era complicada como punto de partida para Ciudadanos, pero tampoco habrá nunca una oportunidad más sencilla para romper ese techo de cristal en País Vasco y Galicia. El PP presentaba un candidato débil, sin popularidad y con un discurso ambiguo en Euskadi. El PSOE hacía lo mismo en Galicia. Era el momento de presentar candidatos firmes y discursos sólidos. Apelar al mensaje más españolista, más liberal y más profesional. Representar en estas dos comunidades lo que ha representado C’s en Cataluña, era el reto, pero no hubo valor. Cojea en firmeza C’s desde que Jordi Cañas no está o desde que se apartó a los líderes más tajantes. Solo queda Girauta y la carga es mucha para uno solo.

Ser los primeros en simpatía en las encuestas es un consuelo de tontos, cuando las expectativas de voto caen continuamente y cuando el sentimiento de rechazo crece al mismo nivel que esa bajada de votos. Los líderes empiezan a quemar su imagen, los insultos del resto de partidos calan en la sociedad y la falta de respuesta a esos ataques dan la impresión de que los insultos fuesen merecidos, aún sin serlos. Se echa de menos una etapa, cercana pero olvidada. Una etapa en la que el hombre de estado que es Rivera, lo hacía con un espíritu cercano. Quizás los que ahora le rodean y aconsejan, ni siquiera conocen esa etapa, la etapa en la que se veía forjarse un Trudeau español, que se reía de sus errores, que entraba al trapo, contestaba tuits y sonreía.

Por si no lo conocieron o se les ha olvidado, aquí unos ejemplos:

Hace ahora un año, las encuestas daban un empate técnico a PP, PSOE y C’s, adelantando este último ya a los socialistas. ¿Qué se ha perdido por el camino? Toca una profunda reflexión y responsabilidades de un fracaso de tapadillo que pone cada día más en peligro la existencia de un partido de centro en nuestro país.

1448730399_666049_1448789410_noticia_normal

La estrategia ha fallado y el hecho de que nadie tome responsabilidades aterra aún más que los resultados, pues parece que seguirá la misma senda en las próximas citas electorales.  La historia no es nueva, Rosa Díez podría dar unas cuantas lecciones sobre donde lleva la no toma de responsabilidades, porque sin estrategia, no hay votos.

RESUMEN
Aciertos:
– Uso del castellano en Galicia
– Presencia de Rivera
– Elección del perfil femenino y adulto en Galicia
– Presencia de Savater en País Vasco

Errores:
– Búsqueda del “centro”
– Extrema corrección política
– Perfil bajo
– Falta de firmeza en el mensaje y en el lenguaje
– Bajo uso de nuevos medios
– Falta de innovación y comunicación alternativa
– Falta de propuestas de alto impacto para cada región
– Falta de naturalidad y simpatía
– Mala gestión de RRSS

Imágenes: El Periódico

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.