¿El terrorismo gana?

“Direct targets are rarely the main targets”El terrorismo es un medio, un arma, nunca un fin. Los grupos terroristas siempre han tenido dos metas, por un lado las aspiraciones políticas y por otro lado, captar la atención y extender el miedo. La capacidad de las democracias occidentales de contrarrestar lo primero han sido más que evidentes. La capacidad de contrarrestar lo segundo, generalmente, ha sido más que deficiente. Ha sido deficiente además de una manera muy hipócrita, costumbre ya de la sociedad occidental. El terror no se ha extendido con las miles de víctimas por terrorismo que ha habido en Afganistán, Irak, Siria o Nigeria, pero sí con las de Charlie Hebdo, con las de la Maratón de Boston o cuando son cristianos yazidíes. El número de víctimas por terrorismo asciende a más de 32000 solo en 2014, mientras que el número de atentados a más de 13000 según el Informe del Departamento de Estado estadounidense. ¿Cuántos de estos atentados y cuántas de estas víctimas han sido en Occidente? Recapaciten. Este sobredimensionamiento de los medios de comunicación y de las redes sociales de todo lo que afecta a nuestras democracias obviando lo que sucede en otros lugares no hace sino ahondar en la brecha, aumentar los extremismos, sembrar el miedo y extender el mensaje del grupo terrorista en cuestión. Este sobredimensionamiento, como digo, hace crecer la marca del Daesh, la hace más atractiva, la hace más grande. El terrorismo en ese sentido, gana.

11011190_1599582336956467_8051254444482266729_n

“Can we win the War of Terror? I don´t think so. But I think you can create conditions so that those who use terror as a tool are less acceptable in parts of the world” estas palabras de G.W Bush en septiembre de 2004 hacen hincapié en algo vital que, tristemente, la sociedad reclama, “la Guerra contra el Terror”. El terror, o el terrorismo no se combate, se contrarresta. Esto no se trata de una guerra.  Da pena acercarse a Twitter y ver que hay trending topics como III Guerra Mundial. No solo no es una guerra, sino que según un estudio de la RAND Corporation de 2008, tan solo el 7% de los grupos terroristas que han sido derrotados a lo largo de la historia, se ha debido al uso de la fuerza militar. Mientras que los métodos policiales y de los servicios de inteligencia o sumar al grupo terrorista como actor a la mesa de resolución del conflicto, han supuesto el 40% y el 43% respectivamente. Política y cooperación policial, no más guerras o intervenciones militares, esa debe ser la línea de la Unión Europea para frenar estos tristes acontecimientos tanto en Occidente como en los focos de conflicto.

La labor de los demás también es importante. Los mass media deben informar con rigor y dotando a cada acontecimiento de la magnitud que merece, sin olvidar que a diario hay graves atentados fuera de Europa. Por su lado, la sociedad debe informarse, conocer la problemática más allá de los titulares y desde luego no caer el derrotismo o en el enfrentamiento, más si cabe, en una sociedad tan multicultural como la francesa. Una sociedad con miedo al terrorismo atrae más terrorismo. Brian Jenkins dijo en 1975: “Terrorists want a lot of people watching and not a lot of people dead”. 

Es momento de Política con mayúsculas, tanto en la UE como en Oriente Medio. En Europa, España, que por desgracia ha sufrido la lacra del terrorismo durante muchos años, debe liderar un avance significativo en las políticas de cooperación en esta materia. Las instituciones de la UE deben demostrar su fortaleza y capacidad de integración frente al reto de la inmigración, evitando que esto se convierta en una guerra contra el islam como muchos proclaman. Y en Oriente Medio la comunidad internacional debe forzar a las potencias regionales a combatir el fervor religioso que alimenta tantos extremismos. Es momento de cooperación e integración, no de guerras.

Nuestra firme amenaza a quienes atentan contra la libertad y la democracia, nuestras condolencias a las familias de las víctimas, pero la solución a esto no es otra invasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.