España sin plaza

La reforma de la Plaza de España en Madrid parece estar destinada a la desdicha.
Desde que a finales del Siglo XIX se decidiera crear en el solar de los cuarteles de San Gil una plaza dedicada a nuestro país, el lugar ha sufrido consecuentes olvidos, curiosos como nuestra historia.

El proyecto original, del arquitecto Jesús Carrasco, fue aprobado y publicado en 1910. Incluía un pórtico con alegorías a nuestro país, al estilo de las grandes plazas dedicadas a España en Barcelona o Sevilla. Este Pórtico estaba rematado en dos torres, en honor al ejército y a la marina. Además, incluía un túnel/montaña único, que se abría hacia la Avenida Reina Victoria y terminada en la Estación del Norte (Principe Pío). Nunca se construyó. En su lugar, la zona se adecentó y ajardinó sin más orgullo para España que su nombre. El monumento Cervantes de la zona central, no se inauguró hasta 1929, aunque fue paralizado a tal punto que no se terminó hasta 1960. Bonita alegoría la de España en Madrid…

avm_069-32-2-2_0001

avm_069-32-2-3

 

Hace unos años y con el edificio España abandonado, revivía el debate. La plaza de España tenía que ser reformada. Olvidada en medio de Madrid, España está ahora rodeada en altura y descuidada a nivel de tierra.

El ayuntamiento de Madrid de Carmena abría con polémica un concurso sin límite económico para su reforma. Tumbaba así otra polémica, la de la reforma y privatización de los subterráneos de Ana Botella. Hoy se han presentado las 70 propuestas para la remodelación de la Plaza de España. Se pueden ver aquí: https://decide.madrid.es/proceso/plaza-espana

El resultado es tan gris, como la historia de la plaza. Setenta proyectos, se dice pronto, setenta. Setenta proyectos homogéneos, sin ambición, ni orgullo. Proyectos que rondan todos los 30 millones de euros para un remodelación sin espíritu, que llama más al maquillaje que al contenido. Vaya por delante, que es una generalización y que hay salvables excepciones en cada crítica, pero como conjunto… no hay nada.

Dos han sido los sorprendentes focos del concurso. El primero, su metodología en sí, según el concejal Pablo Soto, porque ”todo el mundo puede decidir sobre la ciudad en la que quiere vivir” lo que ”hace el urbanismo de Madrid radicalmente nuevo”. Y todo esto porque se podrá votar a través de la web. En fin, un foco que no aporta absolutamente nada a la mejora de la ciudad, del urbanismo o de la calidad de las propuestas.

El segundo, la homogeneidad. No solamente son homogéneos los proyectos, sino que muchos de ellos coinciden en olvidarse de la plaza y supongo, que creyéndose por ello más snob, se centran en acondicionar las vialidades colindantes.

¿Hay excepciones? Pocas, pero las hay. Para no hacernos grandes ilusiones, mejor no explicarlas demasiado, no vaya a venir ninguna “voluntad popular” a arrebatárnoslas.

captura-de-pantalla-2016-10-04-a-las-21-14-49

captura-de-pantalla-2016-10-05-a-las-20-14-25

Entre las presentadas, destacamos estas:
Top5: sentirésufrescorbaileaorillasdelmanzanaresthefoolonthehill, supersuperficiemevamadrid
Resto de destacadas: parkincampocampomirinconfavoritodemadridenunlugardelacornisa,  ESplaza, ecomadridredibujandolaplaza, archipiélago, Españarural.
Puedes ver la memoria de cada una de las propuestas haciendo click sobre los nombres.

Pese a esta selección, el regusto melancólico a lo que pudo ser y no fue, sigue presente. Las propuestas, amigos arquitectos, se quedan cortas. Ha faltado pasión, corazón y signos. Demasiada cabeza para algo tan necesario de sentir.

Habrá obra y ojalá disfrute de un nuevo y mejor espacio, pero por desgracia, parece que Madrid seguirá sin una plaza digna de llamarse España.

Foto de portada: “The fool on the hill”, fotos superiores, proyecto original de Jesús Carrasco, foto inferior1 “Baile a orillas del Manzanares”,
foto inferior2 “SuperSuperficie TermosSocial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.