Esto es serio: di NO a al vídeo vertical

Septiembre. Hora de volver al blog, de volver a la rutina, de montarnos nuestras películas… Eso sí, tenemos que superar la resaca post-verano; una resaca que nada tiene que ver con el alcohol, la playa o las fiestas del pueblo.

La resaca post-verano consiste es esa especie colapso “feisbuquil” producido por el hartazgo que nos supone la visualización cíclica de las malditas fotos de las vacaciones de la gente. Antes las fotografías de viajes se enseñaban al vecino organizando una cena de reencuentro en el patio/terraza; una tradicional competición vecinal en la que las fotos hacían las veces de naipes: había tríos, escaleras, estaban los que iban de farol… Pero esos tiempos llegaron a su fin. Ahora todos debemos saber cuán enamorados están los playeros de sus extremidades inferiores o cómo algunos son capaces de sujetar de manera hercúlea la Torre Inclinada de Pisa.

No obstante, hay cosas mucho peores que descubrir que todo el mundo ha subido su foto de un mojito estrafalario en plano detalle. Una de esas cosas es: ¡¡EL VÍDEO VERTICAL!! (dramatización)

El vídeo vertical es una lacra social. Mucho se está estudiando sobre qué razones llevan a un individuo aparentemente normal a grabar un vídeo vertical. Millones de personas en todo el mundo sufren el desagradable impacto visual y conceptual de este “formato” de vídeo aberrante, pero nadie ha conseguido encontrar una explicación lógica para este fenómeno.

Por ello se hace necesaria tu colaboración. DI NO AL VÍDEO VERTICAL

PD: Sí, todo este texto para colgar un gracioso vídeo de Youtube. Deal with it.

Vg87_

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.