Extraño Mcnamara : Un académico arrastrado al infierno

Robert Strange Mcnamara (9 de Junio de 1916 – 6 de Julio de 2009) es una de las figuras más olvidadas y controvertidas de la historia reciente occidental. Todo el mundo más o menos ilustrado sabe quien es John Fitzgerald Kennedy, así como Churchill; grandes figuras del siglo XX. Sin embargo, Bob pasa bastante desapercibido y no es porque no haya sido una persona importante en su tiempo.

Por otra parte, para quienes saben quien fue no es extraño que aparezca como un asesino o un mero capitalizador de la maquinaria asesina americana. Esto es, porque fue parte importante de la Segunda Guerra Mundial y posteriormente en la Guerra de Vietnam. Sin embargo, millones de vidas se han salvado porque gracias a él se introdujeron los cinturones de seguridad en los coches, pero no nos adelantemos.

PRESIDENT-JOHN-F-KENNEDY-MEETING-WITH-ROBERT-MCNAMARA_16

Robert nació en San Francisco en el albor de los felices años 20, hijo de un ejecutivo de una empresa zapatera y de Clara Nell Strange. Estudio letras en Berkeley y después hizo un Máster de administración de empresas en Harvard. Trabajó en Price Waterhouse para después volver a la escuela de negocios de Harvard, donde permaneció como profesor hasta la Segunda Guerra Mundial. Durante la misma, trabajó en un programa para analizar la eficiencia y eficacia de los bombarderos estadounidenses, ingresando en el ejercito a mediados de la guerra con el grado de Capitán y formando parte de los máximos responsables de las represalias tras Pearl Harbour (bombardeo de Tokio, bombas atómicas, etc.).

Finalizada la guerra, abandonó el ejército con el grado de Teniente Coronel y varias distinciones honoríficas. Fue el primer presidente de Ford que no llevaba el apellido familiar, puesto al que llegó por sus revolucionarias ideas que, entre otras cosas, llevaron al gigante automovilístico a incluir el cinturón de seguridad en sus nuevos modelos.

Presidencia que desempeñó fugazmente al no poder declinar la llamada de su presidente John Fitzgerald Kennedy. Así pues en 1961 se convirtió en el octavo Secretario de Defensa del Gobierno de los Estados Unidos de América y el que más ha permanecido en su cargo hasta la fecha. Su método de estudio analítico fue incorporado a la administración y se convirtió en una materia que hoy día se estudia en las universidades de todo el mundo: “Policy analysis”. Su puesto le hizo ser una persona clave en la heredada –de la administración anterior– guerra de Vietnam y sus diferencias con el presidente Johnson sobre la misma –Robert aconsejó retirar las tropas de Vietnam, situación a la que posteriormente se vio obligado– le hicieron renunciar al cargo en 1968.

El Banco Mundial solicitó sus servicios y él aceptó la demanda convirtiéndose así en Presidente del Banco Mundial durante 14 años, desde 1968 hasta 1981. Su objetivo fue combatir la pobreza mundial. En una entrevista para la BBC en el año 74 defendió vehementemente que con un análisis más profundo de la repartición de recursos podría acabarse con el drama de la pobreza. Tras abandonar su cargo como Presidente del Banco Mundial se convirtió en un conferenciante antinuclear. Publicó un libro titulado En restrospectiva que da cuenta de la encrucijada moral en la que se situó en la guerra de Vietnam. Para muchos una persona fría y calculadora pero que no dudó en manifestarse en contra de la guerra de Irak. Controvertido y brillante, Robert Mcnamara falleció a los 93 años en su casa de Washington DC dejando tras de sí un surco imborrable.

PCC-53242 Secretary of Defense Robert S. McNamara.  January 12 , 1961.  DoD photo by Oscar Porter, U.S. Army.  (Released)

PCC-53242
Secretary of Defense Robert S. McNamara. January 12 , 1961. DoD photo by Oscar Porter, U.S. Army. (Released)

En 2003, “The fog of war” –la niebla de la guerra– ganador de un Oscar como Mejor Documental, este largometraje de 95 minutos nos ilustra en entrevistas, material de archivo, audios nunca escuchados y mucho más, la historia de Robert McNamara, donde él da 11 consejos que resumen todo lo que aprendió sobre la guerra:

1 – Empatiza con tu enemigo
2 – La racionalidad no nos salvará
3 – Hay algo más allá de nosotros mismos
4 – Maximiza la eficiencia
5 – La proporcionalidad debe ser una guía en toda guerra
6 – Consigue los datos
7 – La creencia y el ver están muchas veces equivocados
8 – Prepárate para reexaminar tus razonamientos
9 – Para poder hacer el bien, puede ser que tengas que hacer el mal
10 – Nunca digas nunca
11 – No puedes cambiar la naturaleza humana

Cómo pueden verse, sencillas, y sin embargo aparentemente tan difíciles de seguir… La guerra y la política, mundos hermanados por la avidez de poder darán cuenta de ello. ¿Habrá siempre guerras en el mundo? ¿Pertenecen a nuestra naturaleza? ¿Cuando mal tendremos que hacer para hacer el bien? Preguntas imposibles de responder pero vitales para nuestro futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.