¿La españolización de Europa?

GRA209. OVIEDO, 20/10/2017.- El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani (c), el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker (d), y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk (i), tras recoger el Premio Princesa de Asturias 2017 de la Concordia otorgado a la Unión Europea, durante la ceremonia de entrega de los galardones hoy en el Teatro Campoamor. EFE/José Luis Cereijido

La pasada nochebuena, el Rey Felipe VI sorprendía con un discurso de corte marcadamente europeísta. “Somos Europa y Europa se encuentra en estos momentos en una encrucijada histórica. España debe recuperar su protagonismo en un proyecto europeo que ahora requiere una mayor vitalidad e impulso.”

Al igual que con el Brexit y Cataluña; como con la polarización Nacionalista y el efecto Macron sobre la revitalización de Europa, el monarca parecía acentuar un objetivo que había pasado desapercibido: es el momento de españolizar Europa.

Esta semana, varias noticias parecen confirmar que esa tendencia se confirma. España ganará 5 asientos en el Parlamento Europeo y ha conseguido, por primera vez, una juez en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Y es que parece ser que buena parte del aumento del impacto de España en la Unión Europea proviene de la presión ejercida desde la Casa Real.

Podemos marcar en este aspecto un claro punto de inflexión: la concesión del Premio Princesa de Asturias a la Unión Europea. En la ceremonia de premiación, se mostró finalmente la imagen de todos los estamentos europeos, cohesionados en torno a la unidad española y a la democracia madura de nuestro país. Los tres máximos cargos de la UE acudían a la ceremonia y marcaban el pistoletazo de salida a unos meses que han reforzado, como nunca antes desde su adhesión, la presencia de España en la institución.

Presencia que ha sido inaceptablemente débil hasta ahora y que, pese a la subida de escaños o pese a los pequeños pasos y gestos, sigue sin corresponderse a la importancia en población, PIB y aportes que realiza nuestro país a la Unión. Más aún teniendo en cuenta la ausencia de España en el Banco Central Europeo y en el Eurogrupo – algo a lo que los irresponsables vaivenes de De Guindos no ayudan.

Por este motivo, parece que el Rey Felipe VI ha seguido remarcando el mismo objetivo en la cumbre de Davos, donde he reiterado la importancia de una España fuerte, unida y representada en las instituciones europeas. Es el momento de que Europa deje de tomarse el insípido té a las 5 y se pase al sabroso vermú de las 12.

Foto: Antena 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.