Madrid sectarizado

Los polos opuestos se atraen, es un hecho.
Carmena y Aguirre, con sus respectivos seguidores, lo están demostrando esta campaña municipal.

El amor/odio que se propugnan comienza a ser casi pornográfico. Una campaña hecha por y para sus fieles con infinita devoción. El último caso el del sector del taxi, pero antes, diseñadores, tercera edad y hasta el Madrid más castizo de San Isidro. Afiliados, simpatizantes o simples fanáticos de las candidatas a la alcaldía, se han propuesto llegar hasta el último rincón de Madrid. Ya sea a base del derroche económico o de puro spam y destrozo del mobiliario urbano, los Carmenitas y los Aguirristas nos están dando la campaña.

Tenemos una ciudad asfixiante, empapelada legal e ilegalmente, por los súbditos del PP y Podemos (Porque no se engañen, Carmena representa a Podemos). Agobia el clima que estas atípicas septuagenarias han impuesto a los madrileños. No es política, es guerra visceral. Un Madrid sectario y sectarizado que parece causarles simpatía las protagonistas, mientras a otros nos gustaría decir basta y llamar a la reflexión.

Traspasa el cartelerío y la imagen. Es un clima que se vive en los bares, en las redes sociales y en las reuniones de cualquier esquina. Poco o nada se habla de propuestas, solo de modelos irreconciliables, amargura, venganza y tú… más. El carácter Carmena y Aguirre ha opacado el mensaje político, incluso las siglas de sus partidos. ¡Ilusos!. El trabajo en el ayuntamiento depende en su mayoría del equipo, en el que ni Aguirre, ni Carmena han participado en la elaboración de sus candidaturas. Nos encontramos ante dos caballos de Troya del PP más clásico y del advenedizo Podemos. Dos caballos con mucho empuje y ningún control interno, que muy probablemente les pasarán por encima antes del fin de legislatura. Dos arietes de melena rubia cargados por enmascarados y jaleados por la multitud.
No hablaré del ejemplo contrario, el de Carmona y Villacís, hoy es momento de gloria para Esperanza y Manuela. Sin embargo, el estilo del tertuliano y la abogada distan mucho de ser una vorágine de sobre estimulación sensorial y eso, es de agradecer.

Esperemos recobren la cordura los ciudadanos, ya que estas señoras no parecen dispuestas, para recordar que la diversidad es la política y que de su respeto emana la convivencia. El 25 de mayo, todos seguiremos siendo vecinos y compatriotas y entre todos seguiremos creando Madrid. Fuera de las estrategias de marketing político, que dejarán a muchos, huérfanos de lideresas.

En resumen:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.