No des tus derechos por sentado

  • Pasé 82 días en prisión, en 4 sitios de reclusión distintos, entre ellos, el Servicio de Inteligencia del Estado Venezolano.

  • No podemos pensar que porque en nuestras constituciones y leyes se establezcan derechos, estos están garantizados.

  • Las últimas generaciones consideran cada vez menos esencial la democracia en sus vidas.

Actualmente, hacer política en Venezuela implica enormes riesgos. El gobierno venezolano se ha convertido en una dictadura. Hacer política de oposición puede significar en muchas ocasiones, cárcel, exilio, agresiones físicas, verbales,  entre otros. Mi nombre es Gabriel San Miguel, mejor conocido como Gabo, y por ejercer un derecho constitucional de apoyar el referéndum revocatorio al mandato presidencial de Nicolás Maduro, pasé 82 días en prisión, en 4 sitios de reclusión distintos, entre ellos, el Servicio de Inteligencia del Estado Venezolano.

Cuando tenía 18 años (hoy tengo 24) y ya estaba habilitado legalmente para ejercer mis derechos políticos, entre ellos el derecho al voto, nunca me imaginé que podría llegar a estar 82 días preso por hacer política de manera pacífica y legal. Nunca pensé que nuestros derechos serían cercenados y violados de la forma en que se hace en la actualidad. Venezuela, hoy en día, es uno de los países mas violentos del mundo, Caracas es la ciudad mas violenta del mundo. El Estado no garantiza el derecho a la vida. Venezuela cuenta con 75% de índices de escasez de productos alimenticios, 90% de escasez de medicinas, la mayoría de la población come solo 2 veces al día, niños sufren de desnutrición y muchos pacientes mueren por falta de medicinas para sus tratamientos. El Estado no garantiza el derecho a la alimentación ni a la salud. Venezuela tiene los peores índices macroeconómicos del mundo, una reducción del PIB de -12% en 2015 y una inflación de 2016 calculada en 700%. Venezuela vive una crisis en todas sus áreas y los derechos de los venezolanos son violados diariamente. Cuando tenía 18 años, nunca pensé que esto podía pasar.

Los ciudadanos, y especialmente los jóvenes, debemos ser entes activos para el cumplimiento de nuestros derechos fundamentales de parte del Estado. No podemos pensar que porque en nuestras constituciones y leyes se establezcan derechos, estos están garantizados. Las grandes luchas por el desarrollo de distintos derechos humanos se realizó diariamente, y en ocasiones implicó la cárcel para muchos, incluso la vida. Martin Luther King, Ghandi, Nelson Mandela, son ejemplos de ello. Todos lucharon contra la opresión y la tiranía por causas justas que beneficiaban a un conjunto y no a unos particulares.

A día de hoy, el mundo sufre una ola de discursos populistas, xenófobos y nacionalistas. Nos encontramos ante una ola discursiva dañina y divisiva después de años de desarrollo para nuestras sociedades. La globalización, los mercados comunes y los derechos humanos representan avances sin precedentes en la historia de la humanidad. Sin embargo, el desgaste de los sistemas políticos y la apatía para participar en los asuntos públicos, en especial de los jóvenes, hace que se produzcan victorias electorales como el Brexit o Donald Trump, que representan amenazas reales. Distintos estudios de opinión han señalado como las últimas generaciones consideran cada vez menos esencial la democracia en sus vidas, lo cual es sumamente preocupante.

Los jóvenes, como muchos, hemos nacido en sistemas democráticos donde nuestros derechos siempre han estado garantizados, pero tú que lees esto, te invito a que te pongas en mi posición. Mi estancia en la cárcel por ejercer un derecho pudo haber sido tu cárcel, por ello te invito a que reflexiones sobre la participación que debemos tener en los asuntos públicos. Esta participación es diaria y constante, implica elevar la voz ante quienes intenten atentar contra nuestros derechos, indistintamente si nos afecta directamente o no, porque hoy puede ser el derecho a la sanidad pública y mañana puede ser el derecho al voto. Platón decía que si te niegas a participar en política, serás gobernado por los peores hombres. Depende de ti si somos gobernados por los mejores hombres y así garantizar nuestros derechos.

 


Gabriel San Miguel: Abogado venezolano, ex preso político. Amante de la política y fiel creyente de que el momento de los jóvenes es ahora. Twitter: @gsanmiguelr / Email: gsanmiguelr92@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.