Obama out!

President Obama. Foto: Joe Crimmings
  • Obama abandona la Casa Blanca con unos índices de popularidad en máximos de sus legislaturas.
  • Polémico en lo político, su carisma y liderazgo se han ganado el reconocimiento mundial.
  • Es serio cuando toca, ríe, baila, bromea… todo un show man.

Ganó Trump y perdió Clinton. Lo que muchos se pensaban que era cuasi-imposible que ocurriera (las probabilidades de victoria de Donald antes de la noche electoral no llegaban al 20%), acabó pasando. Ahora, los republicanos vuelven al poder ocho años después, con uno de sus candidatos más polémicos.

Con lo sucedido el pasado martes 8 de noviembre, se pone fin a ocho años de Obama al frente de, con el permiso de China, la primera potencia mundial. Obama, aquel que pasará a la historia como el primer presidente afroamericano de los Estados Unidos, y no es cuestión baladí.

Quizá desde nuestro punto de vista, alejado de cómo se vive el asunto racial en América del Norte, no parezca algo tan relevante, pero para una sociedad que entró en guerra por abolir la esclavitud no hace tanto tiempo (150 años), y en la que el KKK sigue presente, fue un paso histórico. Se puede ver de una manera muy clara en la película “The Butler” (“El mayordomo” en España, 2013), donde un hombre afroamericano pasa de vivir con sus padres en una plantación de algodón donde son explotados a ser mayordomo muchos años en la Casa Blanca y, ya en el ocaso de su vida, ver con emoción como Obama gana las elecciones.

Al próximo expresidente de Estados Unidos se le recibió con un entusiasmo efervescente, aunque no ha llegado a cumplir todas las expectativas puestas en él. Le han tocado tiempos difíciles de lidiar, con, primero,  la quiebra de Lehman Brothers tres meses antes de su elección y, después, con la cámara de representantes y el senado en manos republicanas, poniéndole trabas a muchas de sus iniciativas.

Su propuesta estrella, el Obamacare, sí es cierto que ha reducido en cinco puntos porcentuales el número de personas sin seguro médico, pero teniendo en cuenta lo ambicioso del proyecto en su inicio, se podría considerar un bluff. Con más o menos sombras sí que pudo lidiar con la crisis global de 2008, que le dejó una tasa de desempleo de más del 10% (algo inusual en EEUU), reduciendo la misma hasta el 5% actual, y con el país creciendo a ritmos de entre el 1 y 2% anuales. Si bien su política exterior no ha sido muy relevante, por así decirlo, y su compromiso electoral de cerrar Guantánamo no lo cumplió, otro de sus logros más destacables ha sido el avanzar en las libertades civiles del país. Por ejemplo, consiguió la total legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Pero la mayor fortaleza del, todavía, jefe del ejecutivo americano, han sido su liderazgo y su carisma. Se va batiendo el record de popularidad de su segundo mandato (55%) e igualando el mejor momento del primero. Si lo comparamos con el anterior presidente saliente, George W. Bush (quizá no sea el mejor con quien compararle) el resultado es  abrumador: éste último sólo tenía el 29%.

Y es que Obama ha sabido ser un presidente cercano, amable, serio cuando debe serlo y gracioso cuando la situación lo permite. Veamos algunos ejemplos:

  • Es capaz de despedirse de los corresponsales de prense en la Casa Blanca, en su última comparecencia ante ellos, y hacer reír a la sale entera. E incluso despedirse a lo rapero:

  • También sabe hacer autocrítica, como en este programa de la CBS donde simulaban una entrevista de trabajo y bromeaban incluso con las polémicas sobre su lugar de nacimiento:

  • Obama siempre ha demostrado en público el profundo amor y la adoración que siente por su mujer, Michelle, llegando a, incluso, bailar con ella delante de las cámaras en varias ocasiones:

  • Michelle Obama, que no se queda atrás en cuanto a carisma. Mujer inteligente, fuerte y querida por los americanos, muchos la ven como futura candidata Demócrata:

  • Y ya, una vez la derrota demócrata era un hecho, Obama se puso serio, salió a dar la cara y no dio una lección a todos de como encajar una derrota, y de cómo poner los intereses del país por delante de los personales:

Te echaremos de menos, Barack. Obama out!


Foto: Joe Crimmings

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.