Renzi: el contrapeso del populismo

  • El 2017 será muy largo y el referéndum de Italia será la primera prueba donde el proyecto europeo tendrá que demostrar si es viable o no

  • El pueblo ha deslegitimado moralmente al político y éste sólo puede recuperar esa legitimación a través de las urnas

  • En 70 años, Italia tuvo 63 gobiernos

Érase una vez un pequeño pueblo que estaba situado en el valle de una colina, donde la sombra daba constantemente. Durante décadas los niños que allí nacían tenían un claro problema de altura y no llegaban a medir más de 1,50 cuando llegaban a la edad adulta. Un día un joven le dijo a un señor anciano que a dónde iba con un cucharón de porcelana y éste le dijo que se disponía a mover la montaña. El joven se quedó atónito y el anciano le contestó que si nadie empezaba a moverla, la sombra persistiría y la gente nunca pasaría del 1,50. Sin cambios, aunque sean infinitesimales y se hagan a cuenta gotas y muy poco a poco, ese pequeño pueblo nunca conseguiría mejorar su situación. Ese pueblo puede ser perfectamente Italia, lugar donde la penumbra lleva asentada durante varias décadas. Este ejemplo, también puede extrapolarse a Europa, pero el primer envite donde el futuro europeo está en juego tiene lugar hoy en el país transalpino. El 2017 será muy largo y el referéndum de Italia será la primera prueba donde el proyecto europeo tendrá que demostrar si es viable o no.

Renzi es una persona valiente y a mí, personalmente, la gente así me gusta. Europa necesita gente valiente, gente atrevida, decidida, con ambición política y con ganas de hacer que los acontecimientos ocurran en lugar de esperar por ellos. Puede perder, pero si gana saldrá muy fortalecido y con el camino libre para seguir reformando su país y así poder tener más cucharas para poder mover esa montaña.

No me esperaba estos años de Renzi, pero he de decir que me ha sorprendido gratamente, independientemente del acierto o desacierto de muchas de sus medidas, es un político joven y con el valor suficiente para llevar a cabo políticas que su país necesita sabiendo cuál es la situación que vive su Italia desde hace años.

La política actual es esto que estamos viendo, darle al pueblo el poder para que vote las cosas importantes, algo que en otra época sería impensable. El pueblo ha deslegitimado moralmente al político y éste sólo puede recuperar esa legitimación a través de las urnas. Si el político gana esa votación, sale fortalecido y con la legitimación para poder seguir en el poder y acometer así las reformas que de otra manera el pueblo no vería con buenos ojos. Las consecuencias de jugar a este juego las pudimos ver con el Brexit.

Europa se juega mucho este domingo. No es una novedad esto. A partir de ahora se jugará su credibilidad con cada votación. Si sale el no, depende con qué porcentaje, Renzi dimitirá o no. El gran problema se llama Movimiento 5 Estrellas y el rédito que podría sacar de ello. El presidente Mattarella lo sabe, por eso no quiere que Renzi dimita si sale el no.

Movimiento 5 Estrellas quiere elecciones inmediatas, mientras que Renzi propone a su ministro de Finanzas Padoan hasta 2018, que será cuando vuelva a haber elecciones o si no, un gobierno de tecnócratas al estilo Mario Monti. Y todo esto a esperas de que se apruebe la reforma de la Ley Electoral. Por el contrario, si sale el sí, me atrevo a decir que Renzi se convertirá en un peso pesado en Europa y tendrá un poder incuestionable. Ya dijo que reclamaría los presupuestos europeos y sería el contrapeso a las políticas alemanas. En temas de inmigración también le darían rienda suelta para acometer los cambios que a él le gustarían. Sería un líder legitimado por el pueblo y eso tiene mucho peso.

Pero, como comentaba el gran problema al que se enfrenta Italia y Europa es el populismo y en este caso el Movimiento 5 Estrellas. Si Renzi sale derrotado, no veo a Forza Italia con la fuerza suficiente como para ser una alternativa al populismo. En el resto de Europa hay contrapesos como el PP en España, Fillon en Francia y Merkel en Alemania, pero en Italia esa figura es Renzi, por lo que una derrota auparía al populismo.

La reforma que se va a votar este domingo es para eliminar el bicameralismo que hay en la política italiana, quitarle poder legislativo al Senado para que no tenga el mismo poder que el Congreso y así las leyes puedan salir adelante y no siga habiendo esa parálisis legislativa. Sería eliminar de un plumazo 315 senadores y pasar a tener solo 100, convirtiendose en una mera Cámara de Representación donde 95 de esos senadores serían elegidos por los Gobiernos Regionales y los otros 5 por el Presidente.

The Economist defiende el no, argumentando que la reforma se queda corta y que fomenta más la corrupción, ya que el verdadero foco de la corrupción en Italia está en los Gobiernos Regionales. También defienden que si el euro se ve debilitado por esta votación es porque no es una moneda lo suficientemente fuerte y sólida. Cosa lógica. Otra razón que dan para el no es que Renzi quiere aglutinar mucho poder para poder hacer lo que quiera. Por otro lado, Bloomberg se decanta más por el sí. La disparidad de opiniones y criterios es como siempre muy grande en estos casos.

¿La reforma se puede mejorar? Desde luego que sí, pero sin esta reforma no se podrán tener más cucharas para mover la montaña y mejor esto que no hacer nada como otros muchos hicieron. Renzi quiere poner a funcionar la máquina italiana y este es el primer paso. Italia es de los países más desiguales de Europa. Mientras que la renta per cápita de los países del sur no llega al 75% de la renta per cápita media europea, la renta per cápita de Milán y Turín supone el 125%. Este dato es esclarecedor, pero más lo es que en 70 años, Italia tuvo 63 gobiernos. Si algo me da miedo de lo que pueda ocurrir este domingo es que el populismo puede entrar de verdad en Europa. Y no entrará por España ni Francia ni Alemania, sino por Italia.

Cuando eres joven vienes a la política a hacer cosas importantes y tienes ganas de comerte el mundo y, por ende, actúas con valentía y coraje. Sin embargo, cuando eres mayor sólo quieres mantenerte en el poder. Desde mi punto de vista, Renzi quiere sentirse legitimado y con poder para ser un líder respetado y estar respaldado por el apoyo de la gente, algo que a día de hoy es casi lo más importante. Si sale el sí, no creo que utilice ese poder para algo más que para pasar a la historia como un líder joven, valiente y que reformó Italia. Por el contrario si sale el no, será el comienzo de una época con muchos cambios en Europa.


Carlos Prado Conde es analista de mercados financieros y escritor en varias páginas web de economía como inBestia.

Foto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.