Rusia VS Ucrania, campo de batalla: Eurovisión

Vamos a comenzar situándonos, porque en este nuestro querido país, Eurovisión es para la gran mayoría el Chikilicuatre, cuatro frikis y Rosa de España. Y sí, pero no. Por eso ya lo explicamos en: Eurovision, petardeo y geopolítica. Y lo explicamos con muchos gifs así que no hay excusa para no leerlo.

Pues bien, en la edición 2017, ni el petardeo ni mucho menos la geopolítica se han quedado fuera. El festival del año pasado lo ganó Jamala, una ucraniana que con su canción, 1944, cantaba a los horrores del comunismo. Como os imagináis, esto a Rusia, no le hizo jodida gracia, menos aún cuando su representante quedó tercero y además en primera posición del televoto. Como manda la tradición, el país ganador es el anfitrión al año siguiente así que Europa, bienvenidos a Kiev 2017.

En medio del clima de tensión entre Rusia y Ucrania, Eurovisión ha supuesto otra excusa para el siguiente capítulo en la escalada de tensiones. Rusia a quien no le gusta provocar, tras ser destronada por Ucrania en 2016, elige para representarles este año a Yulia Samóilova. Yulia que, para darle más jugo al asunto, sufre una parálisis que le obliga a ir en silla de ruedas desde niña, cantó en el aniversario de la anexión de la península de Crimea por parte de Rusia.

Ante esta candidatura, el gobierno ucraniano vetó la entrada en el país de la candidata y la EBU (Organizadores del festival), permitieron que Rusia presentara otro candidato. Rusia se niega a presentar otro candidato y Ucrania a aceptar la participación de Yulia Samóilova.

Resultado, Rusia no solo no participará en Eurovisión 2017, sino que no lo retransmirá a través de ninguna de sus cadenas, ni públicas ni privadas.

Señores, la geopolítica y el petardeo, están servidos.

Imagen: geometria.ru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.