Sabadell herida. La cultura del odio

Interrumpimos el descanso estival debido a la elevada concentración de imbecilidad en el ambiente y nos disponemos a alertar sobre el mismo a la población.

Decía Antonio Machado en una de sus frases más célebres que “todo lo que se ignora, se desprecia”. Fruto de la ignorancia es precisamente el odio que ERC, Podemos, CUP y sucedáneos profesan hacia Machado y hacia toda muestra cultural que enseñe sus vergüenzas ideológicas de intolerancia, ranciedad y bilis.

La última ocurrencia del alcalde de Sabadell, de una marca blanca de la CUP denominada Crida per Sabadell e imputado por corrupción, saltaba esta semana. La noticia de un informe que proponía eliminar la Plaza de Antonio Machado de la ciudad, por considerar al Sevillano “anticatalanista”. Su obra “es una exaltación de Castilla como núcleo y esencia del Estado español, la cual cosa incluye una idea excluyente de la diversidad y que se visualiza de forma inequívoca en sus artículos”, dice el informe solicitado por el Ayuntamiento al supuesto historiador Josep Abad, destacado miembro de la ANC.

En esta lista, además tienen el honor de encontrarse entre otros Quevedo, Agustina de Aragón, Larra, Goya, Bécquer o incluso… Dolores Ibárruri.

El odio y el etnicismo se condensan y visualizan a la perfección en este informe, que se escuda en las miserias regionales para promover bajo excusas de moral, la eliminación de todo aquello que no promueva su posicionamiento ideológico o que simplemente hable en positivo de lo que supone España, esa que tanto parecen ignorar como despreciar. Abad no actúa como historiador, sino como un comisario político que a las órdenes de un régimen busca el modo de justificar sus acciones xenófobas.

Ayuntamiento y partidos nacionalistas, enfangados hasta el fondo y con las vergüenzas al descubierto, intentan ahora desvincularse del informe (sin retirarlo, sin embargo), a la vez que continúan premiando la labor de Abad y compañía con la lluvia de millones a las asociaciones interdependientes y secesionistas como ANC u Omnium.

La elaboración de este informe y su simple solicitud, son más graves en sí que su posible ejecución. Evidencian el odio y racismo intrínseco y sistemático de los miembros de un proceso, condenado al fracaso o en vista de sus delirios, a una habitación en la López Ibor.

 

Imagen: Cabeza de Machado, Pablo serrano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.