Sí es país para viejos

Classic. Victor Bezrukov.

No es algo que a los políticos les guste mencionar, debido a la impopularidad de la idea, pero es algo que, fuera de populismos, todos saben que hay que poner encima de la mesa cuanto antes. Hay que seguir retrasando la edad de jubilación. Y digo “hay” en el modo más imperativo de la palabra. Es totalmente necesario para mantener el sistema de pensiones actual y, como veremos un poco más adelante, es algo totalmente lógico.

Actualmente en España existen (con datos de Julio) más de ocho millones y medio de pensionistas y casi nueve millones y medio de pensiones, lo que conlleva a un gasto (según los presupuestos de 2016) de casi 123.000 millones de euros.

Por otro lado tenemos que en España, el número actual de afiliados a la seguridad social (cotizantes) es alrededor de 17’3 millones. Es decir, más o menos estamos soportando entre cada dos de los cotizantes españoles el mantenimiento de una pensión (contando, además, con que la bolsa de “seguridad” de las pensiones se seguirá reduciendo en esta situación).

Esta proporción es insostenible, por mucho que nos expriman a impuestos. Debemos de tener en cuenta que, además, las expectativas en cuanto a ella son peores a futuro. Ahora mismo, según datos del INE, existen casi 11 millones de personas con edades comprendidas entre los 52 y los 71 años, por lo que la cifra de pensiones a pagar, en los próximos 10 años, aumentará considerablemente. Esto sumado al incremento en la esperanza de vida y a las bajas tasas de natalidad (existen actualmente menos de 5 millones de personas que cuentan ahora con edades comprendidas entre 15 y 25 años que puedan ir entrando en el mercado laboral en esos años), hace que el sistema tienda a un pensionista por cada cotizante.

Si bien el propio sistema está en duda actualmente (un sistema de pensiones mixto con cuenta personal y edad libre de jubilación sería, en mi opinión, más adecuado), uno de los primeros temas a abordar (y uno de los más polémicos) de cara a garantizar pensiones dignas, es la edad de jubilación. Cuando el actual gobierno anunció que retrasaría paulatinamente la edad de jubilación hasta llegar a los 67 años en 2027, las protestas fueron sonoras. Pero ese límite se puede y se debe ampliar. ¿Por qué?

Cuando se establecieron los 65 como la edad para la jubilación, sólo el 30% de la población superaba esos años de vida. Actualmente, prácticamente ese mismo porcentaje de población llega a vivir alrededor de nueve décadas.

Es obvio que los 65 años de ahora no son los mismos que los de hace varias generaciones. La esperanza media de vida en nuestro país ha aumentado en 10 años (de 72 a 82) en las últimas 4 décadas. Y no sólo la esperanza media, sino también la calidad de esa vida. El avance de la medicina y las mejoras en la alimentación debidas al aumento de conocimiento en dichos campos, ha hecho que las personas que actualmente tienen 65 años disfruten de una salud y actividad mucho mejores que personas de la misma edad en generaciones anteriores.

Por lo tanto, aunque a casi todos nos gustaría jubilarnos pronto, dejar de trabajar y dedicarnos a leer (o cualquiera que sea nuestro hobby o hobbies), ya lo miremos por el lado económico y la estabilidad  del sistema, o por el lado de la lógica (viendo la actual capacidad de las personas de 65 años), la edad de jubilación debe retrasarse. Este debate ya está presente en paises de todo el mundo, y algunos como Alemania ya están proponiendo fijar el objetivo de establecer los 69 años de aquí a 2060.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.