Sociedad Sobrante

  • Liberar al hombre de su condición de máquina y así ayudarlo en su camino a la realización personal.

  • “Realizarse como persona” son tres palabras que aterran a media sociedad.

  • Si se quiere pasar a mayores con esta nueva era, efectuar cambios estructurales es imperativo.

Sin mucho afán de ser alarmista, veo un posible estrellato en el mundo desarrollado, capaz de conducir al más absoluto caos y los que deberían verlo, parece que sufren de miopía. De hecho, cada vez que algún loco futurista de bigotes dalinianos menciona el tema en medios, tengo la sensación de que los que deben – y no tienen ni idea de cómo – gestionarlo, sondean con futurólogos qué piensa el vulgo, olvidando que la multitud recibe ideas, pero no las genera. Hablo de la posible “sociedad sobrante”. Si quisiera ser alarmista, hablaría de la decadencia del buen gusto, atención.

Frivolidades aparte, permitidme que os ponga en contexto. Como consecuencia de la ulterior revolución robótica y digital, la soberbia expresión “¡pues haber estudiao!” cobraría más sentido que nunca; y a la vez no. Las expectativas apuntan a que trabajadores conocidos como ‘de cuello azul’ y algunos de los conocidos como ‘trabajadores de cuello blanco’, verían su fuerza de trabajo sustituida por inteligencia artificial. Al tiempo que nuestras sociedades abrazaran la robótica o los sistemas digitales, dichos trabajadores perderían su razón de ser como profesionales. Pasarían a formar parte de lo que, en seminarios y presentaciones de libros, ya se conoce como ‘sociedad sobrante’. Gente que, en fin, estorbaría. Estremecedor.

No obstante, no debemos olvidar que robots y herramientas digitales se incorporarían al día a día laboral y doméstico para liberar al hombre de su condición de máquina y así ayudarlo en su camino a la realización personal. Paradójicamente, en la nueva era de los robots, la corriente filosófica del personalismo vendría a cobrar más sentido que nunca – y yo sólo imagino a Kant en plan Gimli, pidiéndole un taburete a Legolas para ver cómo va la batalla al otro lado del fuerte.

Lamentablemente, “realizarse como persona” son tres palabras que, sistematizadas, aterran a media sociedad; la que observa con recelo su rutina y se pregunta si estará de más su existencia en un futuro. Para que os hagáis una idea: además de los coches que se conducen de forma autónoma, ya existen periodistas robóticos y analistas financieros digitales. En otras palabras, todo empleo que albergue rutina, continuidad y fuerza física, debería poner sus barbas a remojar.

Si se quiere pasar a mayores con esta nueva era, efectuar cambios estructurales es imperativo. Las generaciones que estamos horneando reciben disciplinas obsoletas: Ocho de cada diez preguntas de examen valoran la capacidad de memoria del estudiante y por ende, sus aptitudes robóticas; mientras que las dos restantes evalúan su capacidad de comprensión y razonamiento, aparcando al residuo de valoración la cota de humanidad. No estamos estructuralmente preparados para el progreso y el interés por estarlo brilla por su ausencia.

No dejemos que nuestra miopía impida el debate sobre la (digi)evolución del sistema y de su respectiva gestión. Existe ausencia de conversación respecto a la innovación de programas educativos que inviertan la estructura que tenemos. Me temo que, más pronto que tarde, el resultado de la actual metodología yacerá en el fondo del atlántico junto al Titanic, y se harán películas de trama nostálgica que nos recordarán de dónde venimos – tal vez las veamos visitando la PGC 1000714.

 

Foto: Sean Davis

4 Comments

  • Anónimo dice:

    Interesante articulo

  • Marbra dice:

    Interesante srticulo

  • Juan dice:

    Aunque apoyo los trabajos que mencionas que pasarán a la historia, creo que la memoria es base fundamental de nuestro aprendizaje y aún sabiendo que tiene una carga demasiado grande es necesaria la memorización de conceptos para poder pensar por cuenta propia. Hasta las propias máquina para conseguir ser autónomas necesitan memorizar miles de conceptos.

    Creo que el debate debe estar más enfocado a hacia dónde hay que guiar la educación y así sabremos cómo educar que cambiar el sistema educativo pensando que podrían sustituirnos máquinas.

  • Iván dice:

    Interesante reflexión sobre realizarse como persona. Imaginemos un mundo en el que no sea necesario trabajar pues la IA se encargue de todo. Que hará el ser humano??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.