SuperSchulz

Pleno. 605 de 605. Con ustedes, Martin Schulz, el líder que todos los socialdemócratas estaban buscando. Yo no es que tenga mucho que ver con el socialismo o la socialdemocracia, pero esta noticia merece ser anunciada a bombo y platillo. Todos hemos visto esos gráficos de diferentes países con los partidos relacionados con el S&D europeo en plena caída libre como si del IBEX35 en 2008 se tratase. Y es que ya sean sensaciones, encuestas o elecciones, es difícil encontrar hechos positivos en la socialdemocracia europea. No hay casi líderes y tampoco proyectos.

En Reino Unido, los laboristas no saben como deshacerse de Corbyn. En Francia, ni Hollande ni Valls han podido o querido seguir al frente de un partido socialista que ha decidido seguir el ejemplo del laborismo británico con la elección de Benoît Hamon. Porque claro, en Reino Unido salió muy bien. En Italia he perdido la cuenta de cuantos primeros ministros llevan y aunque sí, el Partido Democrático gobierna, lo hace de aquella manera. Además, Renzi protagoniza junto a Pedro Sanchez la adaptación de “Jóvenes socialistas nunca mueren”. Y es que España es otro ejemplo dónde el socialismo del puño y la rosa sigue batiendo récords hacia abajo. Y ojito, que ahora viene el salseo. Entre el txacoli de Patxi, la mahou de Pedro y el rebujito de Susana, se avecina una boda roja que ya quisiera Juego de Tronos. No hablemos ya del PASOK en Grecia o del PvdA en Holanda, cuyos batacazos les han mandado al grupo de actores de reparto. De Portugal no voy a hablar, que parece que están sacando su papeleta adelante y basta poner el foco allí para que dejen de hacerlo.

Pues eso, que vuelvo a Alemania. De un 20% de hace apenas un par de meses a empatar en torno al 32% con el CDU de Angela Merkel en las últimas encuestas. Y todo gracias a Schulz. El expresidente del Parlamento Europeo no ha necesitado grandes apelaciones a la militancia, Corbyn ft. Sanchez style, ni un gran viraje a la izquierda, ni ser ese guapete que enamora a jóvenes y mayores. Tiene autoridad, experiencia, sensatez. Hasta le podría votar, fíjate. El ego juvenil de Pedro y de Mateo Renzi o el caciquismo de Susana desde luego no están a la altura. Así que en estas anda Alemania.

La subida del extremismo de Alternativa por Alemania (AfD) hizo a Merkel recular en muchas de sus medidas de inmigración por miedo a que una gran coalición no fuera suficiente para gobernar. La situación ahora parece distinta con el repunte del SPD. El debate entre Merkel y Schulz, a meses aún para las elecciones, está servido. Su vocación europeísta y su dilatada experiencia en las instituciones de la Unión pueden servir para abanderar el movimiento social proeuropeo que bajo el lema #PulseOfEurope, está movilizando a miles de personas cada domingo no sólo en Alemania, también en muchas ciudades europeas.

Queda tiempo, pero parece que a socialdemocracia europea tiene un faro que marca el camino. Mientras tanto el resto de países a lo suyo. Ayer Hamon se hundió en el primer debate de las elecciones y francesas y mientras tanto en España Pedro vive, la lucha sigue.

Foto: SPD Saar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.