Tarde con Roberta Lajous

La pasada tarde del martes 26 de enero, una de las salas-hemiciclo del Instituto de Empresa de Madrid se quedó sin asientos que ofrecer a la cantidad de oyentes de diversas nacionalidades que acudieron a la invitación de pasar algo más de una hora con la Embajadora de México, Doña Roberta Lajous. El Club de México de la institución anfitriona fue el encargado de organizar dicho evento logrando un rotundo éxito.

La presentación y el anuncio a la principal ponente, la Señora Lajous, rozó en apariencia la pomposidad; sin embargo, bien lo valió. Lajous, que no sólo es Embajadora de México en Madrid, sino que también es la presidenta del Foro internacional de Mujeres, es miembro del servicio exterior de México desde 1979. Es licenciada en Relaciones Internacionales por el Colegio de México y maestra en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Standford, California. Y es casi imposible comprimir en un párrafo toda su trayectoria profesional: Como Embajadora de México ha trabajado en Austria, Cuba y Bolivia. Ha sido representante permanente ante la Organización de las Naciones Unidas con sede en Viena y, posteriormente, en Nueva York, donde coordinó la participación de México en el Consejo de Seguridad… La lista de cargos es apasionante.

Lo que Lajous quiso compartir con su público, comprendido en su amplia mayoría por estudiantes de Máster en Económicas, en Políticas y en Derecho, fue la visión fresca del México en claro auge.

“¿Cuál es el valor estratégico de México?” Preguntó Lajous nada más comenzar. “La población.” Reveló a la sala. Y es verdaderamente cierto. La población en México es un elemento clave y significativo pues la media de edad es de 27 años. “Ese es el valor estratégico del país. Hacia el 2050, sin duda alguna será una de las potencias mundiales. Gracias a la reestructuración democrática, 17.000$ anuales incrementarán paulatinamente la renta per cápita del estado, porque mientras que los demás van a disminuir en números de habitantes, México va a ser mayor.” Roberta Lajous quiso hacer hincapié en que la población mexicana no solo sería cuantitativamente superior, sino que también habría una diferencia cualitativa significativa: “Hoy en día en México se gradúan más de 100.000 mejicanos en ingeniería al año.”

La Embajadora quiso subrayar la envidiable situación geopolítica de la que goza el estado de México: “tiene una posición geopolítica privilegiada, forma parte de américa del norte y también de américa latina, con buenos lazos en la cuenca del Atlántico y una posición cada vez más clara en las economías del Pacífico junto a Chile, Perú y Colombia.”, y añadía: ”Es fácil promover el negocio con España, no sólo por compartir el idioma y cultura, sino también por tener una burocracia administrativa ágil.”

“¿Dónde estamos ahorita?”. Con esta oración la Embajadora se disponía a ofrecer a sus oyentes un discurso optimista con el que generar confianza y seguridad a cualquier posible inversor en el país. “Muy buenas noticias tenemos para dar al mundo. Todas las reformas estructurales que se anunciaron desde el gobierno, se completaron. Impresionantes transformaciones legales.” Lo más destacable: “el concepto que los propios nacionales mexicanos tenían de las perspectivas de crecimiento económico de México.”

En total son 13 reformas estructurales a las que se refiere Lajous; reformas que constituyen la base para el crecimiento de una economía responsable. A su parecer, tres merecen ser destacadas:

  • La reforma estructural energética: “Importante por la magnitud y la envergadura de su dificultad. No ha llegado toda la inversión que se esperaba, pero sí una muy significativa” admitía algo apenada. “En la matriz energética, en producir energía de fuentes renovables, la inversión española ha jugado un papel clave.”
  • La reforma de las telecomunicaciones: “Donde se han hecho inversiones muy importantes de nuevas empresas rompiendo con el monopolios abusivos para el sector y el consumidor.”
  • La reforma financiera: “La que ha permitido que haya mucho más crédito para iniciar nuevos negocios. Un programa muy importante de apoyo a los emprendedores jóvenes.”

En lo que se refiere a las relaciones entre México y España “ha habido un cambio cualitativo”. Si bien las relaciones diplomáticas entre ambos países son muy jóvenes, “en estos 40 años ha habido un crecimiento en las relaciones en el ámbito político”. Hoy en día España es uno de los principales aliados de México, concretamente: “España se ha consolidado como el segundo inversor en México y México, a su vez, como primer inversor de América Latina en España”. Ahora, las relaciones empresariales entre ambos países son más fuertes que nunca. Hoy en día operan en México más de 5.500 empresas españolas. “La similitud cultural ha sido un elemento clave, ha facilitado la creación de cadenas de valor agregado. Los inversores mexicanos han llegado a España, de manera sorprendente y en campos muy diversos; lo interesante es la diversidad de campo y de diversidad geográfica (…) es sano que esta tendencia siga en esta dirección. Las empresas mexicanas necesitan salir al mundo para seguir creciendo, y este papel de catapultar al ámbito internacional debe llevarse de la mano de los jóvenes” esto último lo decía acentuando una simpática pausa, buscando entre el público un gran número de miradas cómplices.

La embajadora quiso concluir su ponencia con un mensaje optimista y motivador a la sala que le prestaba atención: “Gracias a las reformas estructurales que se han llevado a cabo en México, ese tipo de oportunidades económicas van a ser mucho más accesibles que nunca. Ya se están empezando a ver los resultados”. Sin duda, una tarde reveladora y enriquecedora con la Embajadora Roberta Lajous Vargas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.