#TeamCap vs. #TeamIronman

Acabo de ver la última película de Marvel, “Capitán América: Civil War”. El argumento (sin spoilers) es sencillo a simple vista: por diversos motivos se crea una brecha entre el capitán Steve Rogers y su, hasta ese momento, amigo Tony Stark, más conocido como Ironman. El resto de superhéroes y superheroínas (los y las, para que no se me ofendan), se decantan por uno u otro de los bandos y se inicia una lucha entre los anteriormente compañeros y amigos.

Seguramente uno de los motivos por los que hayan decidido no traducir la segunda mitad del nombre de la película en España, como si ha sucedido en Latinoamérica, y al contrario de como lo hicieron en la segunda entrega de la saga (Capitán América: el Soldado de invierno), sea porque una valla publicitaria de importantes dimensiones en el centro de Madrid, con las palabras GUERRA CIVÍL, remueva conciencias y hurgue en un tema todavía demasiado candente en esta nuestra sociedad española.

Porque en España se sigue tachando de rojo y de facha a la primera de cambio, los hijos de los hijos de los hijos… siguen en la trinchera, identificándose e identificando por bandos, 80 años después de la desgracia.  Y la próxima campaña electoral que se avecina no va a ser distinta a esta sociedad, es más, va a explotar eso más de lo que se ha hecho en los últimos años, por muy increíble que le pudiera parecer a un observador extranjero.

Si a muchos ya nos pareció lamentable y de una bajeza extrema la forma descaradamente electoralista en la que Rodriguez Zapatero utilizó la, por otro lado totalmente necesaria, mal utilizada Ley de Memoria Histórica, el espectáculo que se avecina este verano 2016 será dantesco. Tanto Partido Popular como Podemos están empezando a cavar sus trincheras y a cargar sus fusiles, porque ya plantean esta nueva cita electoral como un “o él o yo”, o “estás conmigo o estás contra mí”, o #TeamCap o #TeamIronman.

Desde el Partido Popular saben que en estas elecciones ya no pueden vender otra cosa que el miedo. Si bien antes se publicitaban como los únicos buenos gestores de la economía pública, o los garantes de la estabilidad y unidad del estado, los continuos recortes, el incumplimiento del déficit, los tirones de oreja de Europa, la inacción ante Cataluña, el pasotismo tras las elecciones del 20D… le han quitado toda la posibilidad de usar sus tradicionales slogans (¿Todavía alguien se cree el #EspañaEnSerio?). Así que no le queda más remedio que incitar el miedo, polarizar la campaña, inflar a Podemos como lo inflaron en sus inicios y confiar que el miedo guerracivilista infundado en la sociedad (sumado a la abstención de los no movilizados en bandos) le dé una nueva victoria.

A Podemos esto le encanta. Es más, les pone. Cada vez que el bueno de PIT (así llamamos a Pablo Iglesias Turrión los que tenemos confianza) lee o escucha en prensa, en un tuit, en Facebook o en la televisión las palabras “rojos”, “comunistas”, “Lenin” o “Venezuela”, se le escapa esa sonrisa picarona suya tan característica. Él ya se ha encargado de llamar a filas a los suyos, a inculcar en las cabezas de la gente que estas nuevas elecciones son una especie de segunda vuelta en la que el resultado será o Rajoy o él. Y sabe que cada “ataque” flojo de ese estilo le hace ganar adeptos a su trinchera.

Podemos surgió gracias a fomentar la confrontación (e incluso el odio) entre españoles. “Los de abajo contra los de arribla”, “la gente contra la casta”, “oprimidos contra opresores”… etc. El odio artificialmente inculcado en palabras como “casta”, “IBEX”, “empresario”… les viene de perlas para afrontar una nueva campaña en la que el PP les va a seguir totalmente el juego y, juntos, pero no revueltos, estos dos peculiares compañeros de baile intentarán comerse todo el voto que dejan en su centro, fagocitando al resto de jugadores en el tablero.

Así que ya saben, Junio 2016, en sus mejores cines: Alférez España, Civil War.

P.D: La lucha entre Capitán América e Ironman es espectacular, pero yo siempre fui más de Spiderman ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.